Confesiones de un pringado.

 

Muchas veces pienso en la cantidad de gente que conozco que no es capaz de reírse de si mismo.

No acepta ni media broma, no tienen sentido del humor y no son capaces de bajar del trono en el que se encuentran sentados. Siempre he considerado en alta estima a las personas que dan signo de inteligencia teniendo dicha capacidad.

No se porque pienso en Cristiano Ronaldo o en cantantes o políticos que parecen levitar sobre las nubes y nunca bajan de ellas para sentir y ser como el resto de los mortales.

Humildad es la palabra. Creo que si existe un Dios sobre todos nosotros la primera cualidad que debería tener además de ser omnipotente y omnipresente es la humildad de reconocer que su creación no es perfecta aunque es inmensa y maravillosa.

Por decisión popular en mi TL, por decisión de mis queridos followers, incondicionales han preferido este artículo a otro. ¿ Sabéis por qué ?

Porque estamos hartos de tanto robot, de tanta empresa que no mira a sus empleados como personas, de personas que no tratan a sus semejantes como tales, de una sociedad superficial que no nos llena interiormente. Ni los twitter, ni facebook, ni iphone, ni ipads…

La tecnología no nos hace más humanos ni más personas. A muchos les saca lo peor de ellos mismos y escondidos en el “anonimato” de la red cometen los peores delitos o se creen con patente de corso para recriminar e insultar a otros.

Así que procedo como reza el título de este post a desnudar mi alma entre todos vosotros.

Si lo confieso soy un pringado.

Nunca fui un gran estudiante, sufrí bulling en el colegio y una parte de mi niñez es mejor no recordarla ni de lejos porque hubo gente que se encargó de hacérmelas pasar putas.

Mis abuelos eran gente de campo, analfabetos que apenas sabían leer o escribir.Esto no quita que los adorará, que los idolatrará como mis segundos padres, todas las vacaciones y festivos los he pasado con ellos. Eran personas muy humildes pero con un corazón más grande que una catedral.

Mis padres trabajaron toda su vida en la hostelería. Mi padre montó un Bar a finales de los 70 principios de los 80. He vista trabajar a mis padres hasta la extenuación.

Recuerdo a todos mis amigos en los días de fiesta vestidos de nuevo y repeinados venir al bar de mis padres, a nuestra terraza, mientras mi hermana y yo nos criábamos en un dormitorio de 18 m2.

Si, la vida no es todo de color de rosa y ni arco-iris ni Walt Disney.

He trabajado como comercial en 3 de las mejores multinacionales que hay en España, pero he trabajado de comercial, en la calle, he vivido en un coche, he subido cuestas por Jaén con una maleta llena de catálogos a 40º, he caminado miles de calles interminables con las manos tan congeladas que ni sentía la carpeta entre los dedos y he luchado con jefes déspotas.

El sufrimiento es parte de la vida, soy un pringado, nunca he tenido ropa de marca, ni mis padres han tenido la tarjeta del corte ingles, ni familiar mio compró jamás un coche de más de 20.000 €.

Vengo de una familia humilde, he trabajado, he sufrido, he luchado y toda mi intención es cambiar el destino de mi familia presente y futuro.

Me gustaría que mis hijas tenga una niñez donde los días de fiesta sean días de fiesta. De estar y disfrutar de sus padres.

Me gustaría que mis hijas no tuvieran que conocer a ninguno de los jefes déspotas, agresivos, incisivos, locos e inhumanos que yo he tenido que soportar en mi larga vida laboral.

Y por eso soy un pringado con intención de dejar de serlo. De dar un nuevo sentido a mi vida. De dejar el sufrimiento y el dolor del pasado y convertirlo en ilusión y pasión por el presente.

El futuro es como un territorio sin mapas, sin planos. Quiero crear una nueva realidad para mi familia, con lo que tengo, con lo que soy, dibujando un futuro mejor para ellos.

Igual muero el día de mañana y sigo siendo un pringado, no me importa, lo asumo.

Pero juro ante Dios y ante los hombres que lucharé porque mis hijas tengan la posibilidad de elegir un futuro mejor.

Dedicado a: @Lolatonion, @fedzgracia y Javier @Echaleku

By Gerard_Garcia2

Optimista 2.0

2 Comments

Deja un comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar