Vender es una mierda

 

vender es una mierda

Emprender es VENDER. Las empresas van de vender. Las empresas viven de vender. Si tu empresa no vende desaparecerá tarde o temprano. ¿lo tienes claro?¿no?, dicho esto:
en la España del 2016, vender es una mierda y bastante difícil.

Por varios motivos. Los voy a poner como una lista para que lo veas más gráficamente:

  1. Hay una OFERTA BRUTAL en todo: En todos los sectores. En todos los productos. En todos los servicios.
  2. Hay una ola LOW COST en todo que hace que si no vendes un millón de millones de tu producto/servicio no ganes los suficiente para que tu empresa pueda sobrevivir.
  3. Esta es la mejor…. LOS CLIENTES NO QUIEREN QUE LES VENDAS.

Aquí si me voy a explayar. La gente, las empresas, las farmacias, las peluquerías, los bares:

NO QUIEREN QUE LES VENDAS.

Ellos en su infinita sabiduría y bondad. Os comprarán.

Y tu dirás, ¿Por qué coño dices esto Optimista?

Pues porque es verdad. El consumidor, el dueño de una empresa, NO QUIERE QUE LE VENDAS NADA porque ellos ya saben comprar. Y porque COMPRAR y VENDER no es lo mismo.

¿Es que esas empresas/prospectos/clientes NO COMPRAN?

¡Claro que compran ZOQUETE! Pero lo compran cuando lo necesitan, a proveedores de confianza, con los que ya han trabajado, con los que tienen una relación.

Es decir compran a todo el mundo menos a ti.

Jamás, ha sido tan difícil venderle a un cliente como en 2016. Y no me refiero sólo a vendedores que van con su maleta visitando a puerta fría o medio fría.

Me refiero a un Carrefour o a un Alcampo. Nunca ha sido tan jodido para estos monstruos vender una TV, un ordenador o un bote de puta Mahonesa.

En las España de 2016, hay la demanda que hay: Con un paro juvenil del 50% y con un 25% de la población total en el paro, es difícil que haya más consumo. Y cuando hay más consumo es porque los bancos poco a poco están volviendo a dar dinero fácil a la gente.

UN EJEMPLO SANGRANTE

Os voy a poner un ejemplo sangrante y flagrante. Sangrante porque no todo el mundo puede tener una paguita o ser funcionario.

De mi familia / amigos. La gente que conozco que viven bien. Tienen familia propia y/o viven independientes. ¡Ninguno se dedica a las ventas! Ejemplos de ello: unos trabajan para entidades financieras, otros son funcionarios, otros son asalariados de grandes empresas, otros asalariados de pequeñas empresas….

¿Quién puede vivir con su empresa de las ventas en la España de 2016? ¿en la España de los españoles que no quieren que les vendas?

  • Pero, a ver, Optimista, en este post se te ha ido la pinza completamente o ¿qué?

Eso digo yo, o qué.

He sido vendedor durante toda mi vida laboral: Grupo Leche Pascual, Agrovianda o la multinacional  Procter & Gamble, estas han sido algunas de las empresas dónde he desarrollado mi trabajo como vendedor a pie de calle antes de tener mis negocios.

Cuando visitabas un cliente, jamás en la España anterior de la crisis, nadie, te ponía mala cara o te daban malas respuestas. Hoy día, por desgracia todo eso ha cambiado.

Cuando un vendedor entra por la puerta de un negocio lo primero que ves en las caras de los clientes es la puta desconfianza. ¿sabes por qué? Por el montón de empresas que se han cargado la venta directa y la imagen del vendedor.

Ya nadie en la España de 2016 se fía de un vendedor. Porque telefónicamente o presencialmente han sido engañados por un vendedor. En España se dice:

“Cría fama y echate a dormir.”

Cuando entras por la puerta de un negocio y ven un tío trajeado. Primero te miran mal, con desconfianza y hasta con desprecio. Y luego te preguntan algo como:

  • ¿qué quieres?

Ni buenos dias, ni buenas tardes… ni pollas…

Nada! ¿qué quieres? ¡venga rápido! y no me toques lo cojones que tengo prisa!

La mayoría de clientes te mienten:

  • No tengo tiempo
  • No tengo dinero
  • No te puedo atender “ahora” (ni en un millón de años)

Eres un insecto al que hay que largar rápido.

Ya, como clientes, no nos fiamos de nada, lo vemos todo como SPAM, como publicidad molestas.

Por eso vender es una mierda.

Porque los clientes del siglo XXI no quieren que les vendas, ellos quieren comprarte.

Y ahora viene la segunda parte del POST, que no se si habrás llegado hasta aquí. Si lo has hecho: ¡Felicidades!

¡Cómo les vendemos a clientes del siglo XXI que no quieren que les vendas!

¡Aja! Aquí te queria yo ver.

¡Pues con estrategia!

Es decir. ¿Cómo vas a enamorar a la chica que te gusta y a la que tu no le gustas?

Pues haciendo el buen amigo, el amigo fiel, paciencia, tiempo, trabajo y ganándote su confianza.

¿Tú harías el amor con una persona que no conoces de nada? Yo no.

Porque no tengo confianza. Si no tengo confianza, ni compro, ni hago el amor, ni nada.

La confianza es el centro de los negocios. Es el centro del amor ,de las parejas o de la amistad.

Gánate la confianza del cliente y lo lograrás.

Tendrás que dar cosas “grátis”. Es una putada. Intenta que no te cueste a ti la pasta. Pero tendrás que dar más de lo que recibes si quieres venderle a los CLIENTES del siglo XXI.

La mayoría de los vendedores fracasarán, la mayoría de las empresas también.
No conseguirán ser rentables.

FIDELIZAR, FIDELIZAR, FIDELIZAR….

A los clientes del siglo XXI hay que fidelizarlos.

Hay una estrategia de fidelización que me parece brutal.logo burguer king

 

Burguer King, te pone una máquina, llena de un montón de refrescos e hielo para que te pongas morado. Para que bebas todas las veces que quieras. ¡Es grátis! ¡Por ir allí! ¡Por ser su cliente!

El señor Juan Roig, con sus mercados pone toda la atención sobre el consumidor, el dice:

EL CLIENTE ES EL REY

Y los hace sentir como en casa. Todo limpio, todo ordenado. Gente que te atiende sonriente. Todo está pensado para y por el cliente. Todos los productos están analizados hasta el último detalle para y por el cliente.

Orientar la empresa al cliente es la estratégia de éxito de las empresas y los vendedores exitosos en el siglo XXI.

Amazon ¿os suena esta tienda? Dicen que Jeff Bezos pone una silla libre en sus reuniones con sus ejecutivos. Esa silla representa al cliente. Y todas las decisiones, todas las acciones de la empresa, se hacen mirando esa puta silla.

El cliente es el rey, es el que nos paga, es el que puede llevar tu empresa a las estrellas o que acabe como el transbordador espacial Challenger.

UN NUEVO MUNDO

un nuevo mundo

Vivimos en un nuevo mundo. Con nuevas reglas. Todo va a la velocidad del rayo. Es una putada. No te da tiempo a levantar la cabeza cuando el contrincante ya te ha pegado 6 o 7 puñetazos en la cara.

No da tiempo a formarte lo suficiente. No da tiempo a atender a los clientes como merecen.

El pequeño comercio y la pequeña empresa están en decadencia por 2 razones.

  1. Al convertirse todos los productos y servicios en Low Cost tienes dos opciones para hacer rentable tu negocio
    – Vende la hostia. Miles de unidades. (imposible como está la cosa)
    – Tienes un montón de centros de venta. Lo que no vende uno, lo vende el otro. Compensas que tienes una tienda que da perdidas en Jaén (es un ejemplo nadie se sienta damnificado por mis palabras) con 3 tiendas que tienes en Madrid.
  2. No tienen personal. No tienen dinero suficiente. No se pueden enfocar en el consumidor del siglo XXI. Nadie los ayuda. Todos los pisotean: Estado, Comunidades, Ayuntamientos ven a las pequeñas empresas como animales que hay que matar y comerse su carne. Pensarán “Es inevitable que cierre, por lo menos mientras estén abiertos que me den un buen beneficio” Y es verdad. Por desgracia, esos políticos llevan razón, es inevitable con las condiciones actuales que un pequeño negocio prospere. Dos opciones.
    – Cierra y deja a sus promotores endeudados hasta las trancas.
    – Se mantiene como un pequeño negocio enano. Como el de mis padres. Hasta que te jubiles.
    Estarás unos meses mal y otros pocos bien.

Y hasta aquí mi post sobre “Vender es una mierda.” Y tu, ¿qué piensas? No te vayas sin decírmelo en los comentarios.

Espero que hayas disfrutado leyendo este post tanto como yo escribiéndolo. ¡y no seas egoísta! Compártelo en tus redes sociales.

Adios Emprendedores! 😀

 

Deja un comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar